viernes, 14 de diciembre de 2018

Identificación fácil de la orientación del decoder

Como el conector NEM 651 que llevan hasta ahora la mayoría de las locomotoras preparadas para su digitalización es simétrico, el decoder se puede introducir indistintamente "hacia arriba" o "hacia abajo". En el peor de los casos, la locomotora no responderá y habrá que darle la vuelta.

Normalmente hay que fijarse en si en la serigrafía de la placa está indicado el pin número 1, que en los circuitos normalmente se indica a través del propio dígito "1" o bien un triangulo a modo de flechita.

El problema es que a veces en los circuitos no hay sitio o no se indica. Hoy Jordi me ha indicado que hay que mirar en el dummy que se retira de la própia máquina, ya que ahi suele aparecer. Simplemente hay que fijarse en que posicion está el dummy al retirarlo y donde aparece serigrafiado el pin número 1 y compararlo con el decoder:

Cortesía Jordi AT
En el caso del D&H de pines de arriba y tomando como muestra el dummy, procederemos a cortar la tira y retirar el aislante que pueda quedar. En este ejemplo vemos que la numeración en la que el número 1 corresponde al cable rojo, por lo que el decoder deberemos insertarlo al revés para que coincida en su ubicación correspondiente.

viernes, 7 de diciembre de 2018

Motorización de Grúas Faller 232511

Desde que empecé el diseño de la nueva maqueta (pronto iniciaré un artículo con el proceso de la misma) y al repasar el material del que disponía para dar vida a la decoración, me encontré con dos grúas Faller 232511 y con otras dos grúas pórtico Faller 222198.

Todas, aunque giraban digitalmente (con el dedo), no acababan de gustarme tal y como estaban.

Después de considerarlo y de recibir sabios consejos me he puesto manos a la obra y he empezado a motorizar las dos pequeñas.

Material utilizado:

  • Grúas (Faller 232511)
  • Servo (uno por grua)
  • PWM
  • Alimentador de 6 voltios
  • Interruptor de tres posiciones estables,  ON-OF-ON (2)
  • Un trozo de canaleta
  • Listones de madera (reciclada)
  • Pinturas
  • Cianocrilato
  • Pegamento tipo Imedio

Este es el aspecto original de la grúa:

Ilustración original de la caja del producto 
Lo veo demasiado frío y sin vida. Todos los edificios o elementos decorativos que pongo tanto en la maqueta como en los módulos están tuneados. Es decir, pintados y decorados para evitar el aspecto de plástico que tan artificial es.

Empecé por crear una base de madera que, a su vez, es el cajón que contiene y sujeta el servo. La base está hecha con listones de una caja de fruta a las que, con un punzón, se les ha grabado en relieve las piedras.

Detalle del murete

He de comentar que ha dichos servos se les ha quitado la electrónica y los topes de los piñones y de la propia electrónica para que pueda dar la vuelta completa y no sea necesario un arduino para su funcionamiento. Mi intención es que no se muevan de forma automática sino cuando yo quiera.

Vista interior desde abajo
Vista superior
En este caso le he puesto unos bordes a la plataforma donde luego se situará la cabina.

Después he procedido a poner el brazo del servo que hará moverse a la cabina. Este brazo está pegado con cianocrilato a la base de la cabina. Para ello hice hecho un rebaje en el círculo que hay y que estorbaba.

Parte inferior de las grúas
La alimentación que he utilizado es de uno usado de teléfono que da seis voltios (más adelante utilizaré otro de tres voltios, para que vaya más despacio) y un PWM con el que regulo la velocidad de giro.

Controlador del voltaje
Para accionar el movimiento y la dirección del giro utilizo (para cada grúa) un interruptor ON-OF-ON de tres posiciones. Como no disponía en estos momentos del que vuelve siempre al centro (que es el que utilizo para los desvíos) los que se ven son de tres posiciones estables; hay que ponerlo en el centro en el momento que quieras parar el giro.

Cada interruptor controla una grúa
Una vez pintada, ensuciada, etc, las grúas me han quedado así. La foto es de una de ellas.

¡Carga!
No es el aspecto final puesto que, una vez en su sitio definitivo, se le añadirán otras elementos decorativos para ajustarla al entorno. Tampoco la altura de los muros será la definitiva: irán encastradas en la base de la decoración con el fin de facilitar su extracción en caso de necesitar alguna acción posterior.

Ahora un pequeño vídeo:



Aunque la velocidad parece excesiva, se puede regular con el PWM a gusto del consumidor.

Espero que os guste el resultado

sábado, 13 de octubre de 2018

Encuentro módular N y H0 en el Museo Würth 2018 en Agoncillo (La Rioja)

De nuevo hemos sido invitados a participar en el encuentro modular celebrado los pasados días 29 y 30 de septiembre en el Museo Würth de Agoncillo (La Rioja), organizado por el propio museo y por el Club N Caldes.

En él participamos Andén5, Club N Caldes de Caldes de Montbui (Barcelona), Club N ZGZ de Zaragoza, Club Ibérico de módulos H0 de Logroño y la Asociación de Amigos del Ferrocarril de La Rioja.


Dar las gracias a los organizadores por la invitación, por las atenciones y por el marco donde tuvo lugar el encuentro, museo de prestigio de arte moderno y de eventos culturales de diversa índole.



Aunque algunos se adelantaron, llegamos en diferentes momentos del viernes a montar los módulos.


La ventaja que tenemos al utilizar el sistema T-Trak es la rapidez de ensamblaje de los módulos. Como ya teníamos experiencia de otros eventos no nos supuso ningún problema en cuanto a la colocación de la base (caballetes y tableros) así como de la tela y de los diferentes elementos para poder poner los módulos.


Tal y como iban llegando los componentes del equipo (somos siete pero, desgraciadamente dos -Jordi y José Carlos- no pudieron asistir, aunque en espíritu -valga la expresión- sí que estuvimos todos) se iban ensamblando en un momento y rápidamente pudimos empezar a rodar las composiciones para probar el correcto funcionamiento de todo (cableado, altura, composiciones, etc).

Según estadísticas del propio museo hubo una asistencia al encuentro de 2.050 personas que disfrutaron y nos hicieron disfrutar. No sólo mirando; muchos de ellos nos hacían constantes preguntas sobre el tema. Más de uno ya para retomar la afición dormida bajo una cama, un trastero o en una balda de la cochera, ya para iniciar a sus hijos o nietos en la afición.


Rodamos sin problemas tanto composiciones en digital y con sonido, como analógicas.

Además estrenábamos nuevos módulos.

Se estrenaron dos amigos en estas lides (Joan y Juán Carlos), "controlados" en todo momento por Joaquín y que, viendo sus caras, se lo pasaron estupendamente.








También llevamos los módulos interactivos de Javier y Pepe que, una vez más, sirvieron para ver disfrutar a los más pequeños cuando hacían funcionar los trenes mediante los sistemas electrónicos instalados.

Nos permitimos "jugar" con la inocencia de los peques al hacerles ver que hasta con la nariz podían mover la locomotora del óvalo (ex donut). Simplemente  era acercar un objeto a la zona marcada, pero ellos pensaban que era su nariz. O que su mano era "mágica". 

Una verdadera gozada



Poco tiempo tuvimos para poder admirar (¡¡¡¡ y fotografiar !!!!) los trabajos, excelentes trabajos,  de los grupos que compartíamos el evento pero ahí van unas pocas fotos:







Y un vídeo:



Y unos vídeos de nuestro compañero y amigo Álvaro que se desplazó desde Zarautz para conocernos y compartir unas horas de charla y afición.

¡Gracias, Álvaro!.






viernes, 12 de octubre de 2018

Encuentro Villanueva de Gállego (Zaragoza) 2018

Los pasados días 8 y 9 de septiembre fuimos invitados  a participar en un encuentro en Villanueva de Gállego (Zaragoza) por parte del Club N ZGZ, coorganizador del evento junto con el Ayuntamiento de la localidad.

Nos desplazamos hasta allí una representación de todo el grupo (Javier y yo) ante la dificultad de poder asistir por parte del resto.

En un pabellón a la entrada de la ciudad pudimos pasar un fin de semana muy agradable junto con amigos, familiares y los dos grupos con los que compartimos todas las actividades Club N ZGZ y Asociación de Amigos del Ferrocarril JACA-CANFRANC.




Más de la mitad de la pista fue ocupada por un tren de seis pulgadas traído por la AAF Jaca-Canfranc que hizo las delicias de todos; pequeños, medianos y grandes.

Sobretodo de los más grandes pues nos dejaron montar y conducir la locomotora en varias ocasiones aprovechando que no estaba todavía abierta al público.

Asimismo nos explicaron varios "secretos" de la locomotora abriendo sus tripas. Muy didáctico.



Los coorganizadores, compañeros y amigos del Club N ZGZ nos deleitaron con una buena muestra de sus módulos que siempre nos sorprenden con preciosos y precisos detalles cada vez que los vemos. Hasta ahora siempre los habíamos disfrutado como espectadores pero, en esta ocasión, compartiendo evento.

A parte de los módulos nos mostraron los avances en la realización de la maqueta que reproduce la estación de Canfranc, todavía inconclusa. Un trabajo espléndido de Gerardo.



Nosotros volvimos a mostrar los mismos elementos que llevamos a Morón de Almazán:

Los tres módulos interactivos que hicieron disfrutar a los más pequeños, sobretodo el ver la conducción de una composición según el punto de vista del conductor.

Los módulos funcionaron perfectamente en cuanto a unión de vías y sin problemas de alimentación.

Aprovechamos que teníamos familiares, aficionados también (gracias por ayudarnos al montaje, rodaje y desmontaje) a los cuales les dimos el "bautismo" en este tipo de eventos. Sólo verlos disfrutar ya nos compensaba todo esfuerzo. Espero que la llama encendida ese fin de semana siga viva para siempre.









(Nota: los menores que salen en las fotografías o vídeo lo hacen bajo autorización de sus padres o representantes legales)

miércoles, 10 de octubre de 2018

Exposición de Módulos Morón de Almazán (Soria) 2018



Los pasados 21 y 22 de agosto celebramos una exposición de parte de los módulos ferroviarios del grupo Andén5 y de otros módulos interactivos con motivo de una invitación de la alcaldesa de la ciudad dentro de la semana cultural que celebraban.




El resumen es altamente positivo por varios motivos.

Probamos el nuevo cableado demostrando que ha sido una gran idea el unificar disposición y colores. Los conectores son fáciles de instalar entre los módulos y permiten un rápido testeo en caso de haber algún problema eléctrico (que no lo hubo, por cierto).

Probamos la disposición de los caballetes en aras de no causar problemas estéticos por la parte del público o para posibles encontronazos en la parte del operador. La disposición en diagonal permite una amplia base de sustentación.

Probamos la colocación de la tela comprada. Utilizamos grapas para ello y comprobamos que al quitarlas no dejaban marcas en la tela. Eso sí, había que hacerlo con cuidado.


Se probó la rodadura de un nuevo módulo entre la Laguna Negra y Pinar Grande para crear una recta más amplia entre dos curvas.  


Se llevaron tres módulos interactivos ideados por Javier (donde pude colaborar); dos de ellos, el donut y el teatro, ya se llevaron a Logroño (Museo Wurth) el año pasado y se estrenó uno nuevo donde se simulaba al participante que conducía la locomotora desde la cabina. Se hizo con una cámara Wifi instalada en un vagón góndola y que era empujada por una “francesa”. El éxito fue completo.



La atención por parte del Ayuntamiento fue impecable. Nos facilitaron el transporte en furgoneta de todo el material y su posterior vuelta a la base. Nos invitaron a comer en el bar del pueblo (antiguas y muy bonitas escuelas) donde comimos muy bien. El local, a pesar de ser en un primer piso, estaba completamente limpio y perfectamente adecuado para los módulos que llevábamos. Pasamos calor la primera de las tardes y muuuuuchas moscas. La segunda tarde ya fue más llevadera pues sopló algo de aire que se agradecía.

La primera tarde rodamos en digital y probamos algunas circulaciones nuevas. El segundo día, tanto por la mañana como por la tarde, sólo se rodó en analógico y viendo que todas las locomotoras circulaban sin problema alguno.

En alguna composición hubo que hacer cambios en la posición de algunos coches o vagones hasta conseguir que no se desengancharan.
     






      

En fin, dos días estupendos donde pudimos rodar muchas cosas y testear otras nuevas. Tanto Javier como yo lo pasamos muy bien aunque acabamos cansados por el trajineo de los módulos pero compensa al ver la afluencia de público y las reacciones del mismo.

En la primera tarde vinieron, sobretodo, niños. En la mañana del segundo día fueron los adultos los que más se acercaron y estuvieron preguntando y haciendo comentarios interesantes.